LA COSA NO ES PARA PREOCUPARSE… POR: PACIANO PADRÓN

         ¿Basta con que la totalidad de los venezolanos esté preocupada por la tragedia del país, o hace falta algo más para pasar la página?  Debemos ocuparnos, no basta con preocuparnos, lo que se traduce en hacer, actuar y poner fin al retroceso, salir de Nicolás que por mil razones nunca debió acceder a la Presidencia de la República. Hay vías legítimas para hacerlo.

Nadie puede negar -ni los seguidores del régimen- que la situación de Venezuela es para preocuparse. Preocúpate. Recuerda, por ejemplo, que el nuestro es el segundo país más violento del mundo y el primero en inflación en todo el globo terráqueo. Cualquiera, sin distingo de posición política, puede ser robado o asesinado.  Preocúpate. El salario o ingreso nos lo vuelve agua la inflación, a todos por igual, inflación que ya alcanza el 100 % en los últimos doce meses. Preocúpate. Entonces así las cosas, pasemos la barrera de la preocupación y entremos en acción.

         Lo que más debe movernos a preocupación es la apatía con la que, como pueblo, padecemos los desmanes del cogollo gobernante y nos calamos la crisis en toda su dimensión, moral, política, económica y social. La apatía es conformismo y desesperanza, también podría, en algunos casos, ser complicidad. La apatía generalmente es explicable por los fracasos anteriores en intento de sacudirnos la dictadura, por la falta de claridad en las metas y por la poca acción y reacción del liderazgo opositor, que pareciera no acabar de entender que la pasividad atornilla el abuso en el poder, que la unidad es la herramienta y la constancia en la acción es la clave. No debemos dejarle pasar una al opresor,  pero son centenares los hechos que nos golpean el rostro, el alma y el bolsillo sin que se escuche ni un gemido.

         “A falta de papel tualet, buena es la Constitución”, así lo leí en estos días en un cartel-denuncia del atropello del gobierno a la Carta Magna, con la cual hacen lo que les viene en ganas. Preocúpate, sin la Constitución la anarquía nos devora. Actuemos.

         Están matando al mensajero que portó el mensaje de la crisis de salud en Maracay y en todo el país, sin que nos demos por enterados. Se le dictó auto de detención al Presidente del Colegio de Médicos de Aragua, al Dr. Ángel Sarmiento, y las reacciones no pasan de alguna que otra declaración verbal o escrita. Hay que patear la calle y calentar el corazón del pueblo. Las epidemias merman la salud de la gente, los hospitales son un desastre y medicinas no hay, es más fácil conseguir un litro de Mazeite o un desodorante,  que acetaminofén o aspirina. ¿Seguimos callados rumiando nuestras preocupaciones y miedos o nos levantamos con dignidad?, ¿nos quedamos en la preocupación o nos ocupamos?

         No hay tiempo de celebrar lo poco logrado con Simonovis, quien después de 9 años y 199 días cambió de cárcel, ahora está preso en su casa.  Es hora de ocuparse porque al Comisario no le dieron libertad plena sino casa por cárcel, es hora de ocuparnos de su libertad y de la de centenares de presos políticos que tienen en común la inocencia y el forjamiento de delitos de parte del gobierno y la Fiscalía, que junto a los jueces parecen ser la misma cosa, el mismo esbirro. Es hora de ocuparnos de que no se materialice la cárcel para Ledezma, María Corina y para todos cuantos levantan la voz. Al Diputado William Dávila la policía le sigue los pasos, a Rayma le arrancan su pincel y a Martha su tribuna periodística, mientras cierran o controlan los medios libres de comunicación social, y a todos pretenden ponernos yeso en la mano y tirro en la boca.

         Que las cosas estén mal, como en efecto lo están, no quiere decir que estén tan mal como podrían estar, ya que siempre pueden empeorar si seguimos sin reaccionar.  La alternativa democrática debe ponerse en movimiento, activar a los comprometidos con el cambio, estimular a los que podrían estarlo, y generar conciencia en quienes aún siendo partidarios del socialismo a lo chavista, no están con el madurismo podrido, con el régimen comunista trasnochado. Comuniquémonos con civiles y militares, todos ciudadanos, todos con derecho a exigir libertad y justicia. Preocupémonos y ocupémonos, Venezuela cambiará.

PACIANO PADRÓN

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Facebook comments:

Leave a Reply

*
Powered by WordPress | Designed by: Premium Themes. | Thanks to Juicers, Free WP Themes and